Eusebio Camino y Daysi Fernández, los padres del nene de 2 años cuyo cadáver fue encontrado mutilado a la vera de la ruta 11, quieren saber quiénes profanaron la tumba de su hijo y para qué manipularon y dañaron el cuerpo.

“Queremos saber quién fue y para qué lo hizo”, dijo Fernández en una entrevista con María Delia Sebastiani por LU6, y dijo estar “mal” porque “hasta ahora no se sabe nada, sigue la investigación y no se encuentra nada, no hay pruebas”.

El cadáver de Matías fue encontrado durante la madrugada del 21 de marzo en el sector de la ruta 11 que une Miramar con Mar del Sud, a la altura del arroyo La Totora. El nene había fallecido unos días antes, el viernes 17, tras atragantarse con una bombucha.

“Cuando hicimos el velatorio no vimos nada raro. Cuando lo fuimos a enterrar tampoco”, señaló Fernández, pero admitió: “A lo mejor no nos dimos cuenta porque estábamos mal”.

Contó que el pozo que habían hecho en el cementerio de Otamendi era pequeño para el tamaño del cadáver, por lo que la familia le tuvo que pedir al sepulturero (uno de los dos detenidos y luego liberado por falta de pruebas) que lo agrandara. “Había hecho un pozo para un recién nacido y mi hijo tenía 2 años. Le dijeron al sepulturero que cavara más hondo. Lo ayudaron nuestros parientes. Tal vez se molestó por eso”, especuló Fernández.

Su esposo marcó que la autopsia en el Hospital Materno Infantil llevó “casi toda la noche”. “El falleció el viernes a las 20 y nos entregaron el cuerpo el sábado a la tarde”, indicó. “Fuimos (al cementerio) a los ocho días, llevamos flores y estaba todo normal”, apuntó Camino.

Fernández comentó que cuando la fiscal Ana Caro les informó que habían encontrado el cadáver mutilado fue un “momento horrible”. “Nos destrozaron”, agregó.

“No sé por qué fue y para qué (lo hicieron). Somos gente humilde, no hacemos maldad a nadie”, indicó Camino. “La verdad es una vergüenza. No puede ser que no haya Justicia para eso. Yo creo que deben cambiar las leyes”, acotó en referencia al probable encuadramiento del caso como una “contravención”.

En busca de Justicia, la familia convocará en los próximos días a una marcha en Otamendi.

Fuente: La Capital