Desde el comienzo el caso estuvo rodeado de interrogantes. El cuerpo mutilado, vaciado, suturado, de un nene de alrededor de 2 años apareció al costado de la ruta 11, y a pesar de los esfuerzos de la justicia, durante varios días no pudo saberse a quién pertenecía el cadáver.

2262.com.ar siguió paso a paso el caso y durante cada día informó las novedades de la investigación. El miércoles pasado se confirmó que se trataba de un nene muerto hacía apenas 11 días por atragantamiento en la localidad bonaerense de El Boquerón. Dos personas quedaron detenidas. Este jueves la fiscal Ana María les tomó declaración a los sospechosos con un solo objetivo: saber por qué.

(La Capital de Mar del Plata)

El 10 de marzo pasado Matías Valentino Fernández, de 1 año y medio, murió tras atragantarse con una “bombucha” en su casa de El Boquerón, un pueblo en el partido de General Pueyrredón, ubicado sobre la Ruta Provincial 88.

familia nene mutilado

Con el dolor impensable de perder así a un hijo, sus papás lo velaron en El Boquerón. Después del servicio, una cochería de la ciudad de Mar del Plata lo trasladó hasta el cementerio de Comandante Nicanor Otamendi, en el partido de General Alvarado, a apenas 38 kilómetros de Miramar, donde fue enterrado en tierra.

Apenas 11 días más tarde, durante la madrugada del martes 21 de marzo, un vagabundo que acostumbra recorrer en bicileta por la Ruta 11 los 18 kilómetros que separan las localidades de Miramar y Mar del Sud, se detuvo a la altura del arroyo La Totora, cuando vio a un perro mover lo que creyó era un cadáver. Al acercarse confirmó su sospecha.

El hombre siguió pedaleando hasta Mar del Sud donde dio aviso a la policía de lo que acababa de ver y marcó el lugar exacto del hallazgo. Algunas horas más tarde los oficiales confirmaban su relato y el caso quedó en manos de la fiscal Ana María Caro, de la Fiscalía Descentralizada de General Alvarado.

El cuerpo de un bebé que se estimó tenía alrededor de 2 años presentaba mutilaciones en manos y pies. Le faltaban varios órganos, entre ellos los genitales, por lo que era imposible definir su sexo. También le faltaba el cerebro. La tapa del cráneo había sido abierta, y suturada nuevamente.

nene mutilado

Conocida la noticia las hipótesis fueron desde el tráfico de órganos, pasando por ritos satánicos, hasta la posibilidad de que la criatura hubiera sido utilizada como una pequeña “mula” por narcotraficantes. La fiscal Caro, menos proclive a la fantasía, tuvo desde el primer momento otra prioridad: saber quién era la víctima.

busqueda nene puerta a puerta

Se relevaron todas las búsquedas activas en el país de niños de esa edad pero no se obtuvieron resultados positivos. Se indagó por faltantes de cuerpos en las morgues, en los cementerios, pero nada se correspondía con el hallazgo. Nuevos rastrillajes en el lugar dieron algunos elementos que podían estar relacionados, pero ninguno era determinante.

La autopsia preliminar arrojó un dato que despertó la atención de los investigadores: el cuerpo había estado en frío. “Pudo ser en una zona fría o en una heladera“, le explicaba en ese momento la fiscal Caro a Infobae, mientras indagaba en una técnica nunca utilizada en el país a partir de la que recrear el rostro en vida del niño, para poder ponerlo en los medios e intentar que alguien lo reconozca.

En este punto serían nuevamente los forenses los encargados de echar luz sobre el caso. Estudios de ADN encontraron compatibilidad entre la estructura sanguínea del cadáver y la de Matías Valentino Fernández, muerto hacía menos de dos semanas en El Boquerón.

cementerio nene mutilado 2

Para los investigadores de la Fiscalía Descentralizada de General Alvarado es claro ante la evidencia de que el robo del cadáver se produjo en el cementerio y resultaron detenidas dos personas: Juan Carlos Della Satina, de 66 años, dueño de la funeraria de la localidad de El Boquerón que prestó el servicio fúnebre a la criatura y el encargado del cementerio de Otamendi, de apellido López.

Nene mutilado detenidos

Fuentes judiciales precisaron que López, el encargado del cementerio, quedó detenido por “falso testimonio y encubrimiento”. Durante la investigación había declarado y aseverado que la tumba había estado “intacta desde el día del entierro”.

Ana Caro, aseguró en la mañana del viernes que se está “investigando si hubo fin de lucro con el cadáver”.

Caro explicó, en el programa radial de María Delia Sebastiani, que “la profanación de la tumba es una contravención y por otro lado la sustracción del cadáver solamente está penado en el caso que haya fin de lucro”.

fiscal nene mutilado 2

El robo de cadáver no es un delito porque, según apuntó la fiscal, “al fallecer ya no es persona, entonces, jurídicamente hablando, tampoco es una cosa por lo que no puede ser susceptible de robo”.

“El Código Penal lo que hace es tipificar una sola figura que tiene que ver con la sustracción de cadáveres y se tiene que probar si hay fin de lucro. Nosotros estamos abocados a ver si ha existido esto”, indicó.

La fiscal señaló que el fin de lucro se da si “el cadáver se vendiera o si se pidiera dinero a cambio para su devolución”, y al mismo tiempo aseguró que “es muy difícil de comprobar”.

“Si lo han sacado para estudios no hay fin de lucro y si lo han sacado para realizar el ritual tampoco”, añadió.

rito nene mutilado 1

Por otro lado, los investigadores descartaron “totalmente el tema del tráfico ilegal de órganos” porque era una persona fallecida y una vez que esto sucede no se puede utilizar ningún órgano con excepción de las córneas y, según aseguró Caro, el menor las tenía al momento de la autopsia.