“Luego de unos días, más o menos cinco días desde el entierro, vi que había flores plantadas y velas blancas, no vi quién las colocó” dijo ayer Juan Carlos López, el sepulturero del cementerio de Otamendi y con ese detalle dejó más firme aquello que sobrevuela desde el principio: la profanación motivada por algún ritual.

La fiscal Ana Caro, además de recibir la declaración de López, también lo hizo con el funebrero Juan Della Santina, a quien por cuestiones de salud y edad le otorgó la libertad. Ambos siguen imputados del delito de encubrimiento de sustracción de cadáver y a López, asimismo, se le agregó el cargo de “falso testimonio”.

fiscal nene mutilado 2

Según pudo averiguar 2262.com.ar existen y existieron desde hace un centenar de años diferentes tipos de rituales satánicos referentes de varias  religiones con sacrificios humanos.

Las prácticas macabras de magia negra que se realizan en nombre del Diablo o de Satanás, dentro de sectas religiosas o entre los narcos, cada vez son más comunes en América y sobre todo en las regiones del sur.

Esta vez, a la Argentina le toca de cerca el caso del menor mutilado de origen boliviano de dos años que fue hallado en la vera de la Ruta 11 de Miramar hacia Mar del Sur. Todo indica que su cuerpo fue víctima de algún ritual de culto africano, santificación en la fabricación de drogas  o imitaciones de sacrificios humanos por extracción del corazón como lo hacían los mayas del Clásico, entre otras opciones.

La historia policial internacional cuenta que en Matamoros México durante 1989 fue encontrado el cuerpo de un niño mutilado y sin órganos que derivó en una intensa investigación en la que hallaron luego decenas de cuerpos para “santificar” la fabricación de drogas.

Las autoridades también descubrieron un surtido de “parafernalia para vudú,” una altar salpicado de sangre para sacrificios, ron barato, partes del cuerpo humano, huesos de animales, cabezas de pollo y caprino, así como el caldero de una bruja llena de la mezcla de sangre y carne.

olla restos humanos
Recipiente hallado en 1989 donde se hacían los rituales satánicos.

Los sacrificios humanos ofrecidos a Satanás eran de personas: “En sus perversas mentes distorsionadas no había seriedad. Ellos pensaron que habían realizado algún tipo de acto heroico para el Diablo. Ellos creían que al sacrificar seres humanos inocentes, sus cargas de marihuana tendrían un escudo invisible de protección contra los agentes del orden. Se movían un promedio de mil libras a la semana a través de la frontera”, declaró en su momento el jefe de los allanamientos.

olla ritual mexico 2
El momento en el que encuentran la olla con restos humanos en México, 1989.

Otro conocido caso en México es el del Rancho de Santa Elena donde hacían  rituales de culto afroamericano. El jefe convence a los demás de que tendrán el poder de hacerse invisibles y más si siguen al pie de la letra sus instrucciones: confeccionando un caldero mágico con unos ingredientes especiales en los ritos de Palo Mayombe, como son la sangre y algunos miembros humanos mutilados, preferentemente cerebros, a ser posible de hombres de raza blanca, supuestamente éstos son más influenciables por el verdugo. El rito termina cuando los participantes beben la sopa del caldero formada con la sangre de la víctima, su cerebro y los demás elementos… lo cual les dará todo el poder que deseen.

narco satanitos

También los mayas del Clásico realizaban una ceremonia muy particular en la que le extraían el corazón a los humanos post-mortem  y hacían otro conjunto de pasos rituales concertados y dirigidos tanto a la occisión de la vida humana como a la ofrenda de sus esencias vitales.

Mientras tanto, son muchas todavía las especulaciones que maneja la fiscal Caro y sigue intensamente su búsqueda de la verdad.