La Legislatura aprobó el paquete impositivo de Kicillof

0
70

Después de días de negociaciones frenéticas que incluyó momentos de alta tensión política, la Legislatura bonaerense aprobó el paquete fiscal redactado por Axel Kicillof.

Fue una jornada maratónica, con un trámite legislativo que dejó expuesta las tensiones entre el oficialismo y la oposición. El proyecto se votó primero en Diputados, pasó al Senado donde se introdujeron cambios y volvió a Diputados para convertirse en ley.

La oposición logró cambios importantes, en particular en el impacto que tendrá la suba del 75% en el Impuesto Inmobiliario. Con el texto tal cual lo envió el Ejecutivo el 24 de diciembre, ese 75% iba a impactar en 2.600.000 partidas. Con los cambios acordados el lunes con funcionarios del gobierno, el número de partidas se achicaba a un millón. Pero ahora, con los nuevos cambios introducidos en el Senado serán afectadas unas 600 mil partidas. Ese es el logro más importante para la oposición. “Achicamos el impacto en dos millones de partidas”, decían.

No hubo cambios en el inmobiliario rural: el gobierno se plantó con dureza en ese punto y la suba del 75% llegará a 211 contribuyentes con tierras de más de 2.000 hectáreas cada uno.

Por su parte, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, acusó a la oposición de “sacarle recursos” a la Provincia con las modificaciones que logró imponer en la Ley Impositiva . “La oposición nos sacó recursos y benefició a determinados sectores, que son los que tienen propiedades más grandes”, se quejó el mandatario provincial.

“Nuestra idea es que todos los recursos que tengamos, los pondremos al servicio de la producción y el empleo, aunque la oposición nos siga desfinanciando”. En declaraciones al canal A24, el gobernador sostuvo que durante la gestión de María Eugenia Vidal “ellos pensaban en determinados sectores, a los que les fue muy bien”.

“Nos acusaron de querer hacer un “impuestazo”, nos acusaron de perjudicar a los sectores medios, nos acusaron de no buscar el consenso. Pero ahora vemos que la cuestión era otra: defender a sectores corporativos, concentrados y a las grandes fortunas”, completó.