Ricardo Darín brindó un profundo análisis sobre el momento delicado que se vive, en medio de la pandemia, las necesidades de la gente y el accionar del Estado: “Yo creo que el Estado está haciendo lo que puede. Hay cosas que se le van a escapar. Están tratando de contener y apagar los incendios con las herramientas que tienen, que no son muchas”.

“Ha hecho una cosa muy buena al principio que fue implementar esta cuarentena de forma temprana, sobre todo con la información que tenían de otros países. Después se enfrentaron con realidades distintas, nadie creyó que podía durar tanto, y hasta hoy no sabemos cuánto puede durar”, analizó.

Y profundizó al indicar que “la realidad la va ir dictando lo que está haciendo este maldito virus con la especie humana. Lo que supongo yo que es más difícil para el Estado, es socorrer a los más vulnerables, a los más frágiles, que están abandonados desde hace tiempo. Cuando uno se entera que tenemos 1500 villas en el conurbano y que el 10% tiene cloacas y el 8% agua potable, uno dice ‘esto es tremendo’”.

Y apuntó: “¿Qué le podemos exigir a la gente que entienda? Ojalá el Estado pueda hacer más y no dependiéramos de arreglos con cuestiones extranjeras para ver si nos dan una mano, ojalá hubiéramos tenido ese poder desde hace tiempo”, continuó el actor.

Luego cuando fue consultado sobre el reclamo de muchos de sus colegas para trabajar, y aseguró que la actuación no es una actividad esencial. “Si vos ponés en un orden de prioridades lo que son las actividades esenciales frente a una pandemia, lo son los socorristas, los que van a poner el pecho y atender a los enfermos, quienes están en los hospitales, los elementos de seguridad, y tratar de abarcar y socorrer a todo el mundo es esencial, más los que reparten insumos y se ocupan de nuestra alimentación”.

“Pero también ocurre que si estás encerrado, se empieza a resignificar y revalorar lo que antes tomábamos como natural, como por ejemplo, estar en casa y simplemente disipar tanto tsunami de información, que en su mayor parte es negativa, y que nos agobia, nos deprime, nos entristece, nos angustia, y por eso recurrimos a contenidos artísticos, y ahí nos damos cuenta que ‘oh, esto que hacen estos dos muchachos no está tan mal’. Nos ayuda de una forma”, soltó Darín.

Y luego reflexionó indicando que “la parte emocional y psíquica, el estado de ánimo, es importantísimo. Es fundamental que el estado de ánimo esté arriba, ¿pero cómo le hablas del estado de ánimo, la energía y el sentido del humor a alguien que tiene que salir a bancar el puchero todos los días y tiene cuatro pibes? A mí me aterra de solo pensarlo. ¿Cómo se hace? Entonces sí, con todo el dolor de mi alma, porque pienso en colegas y compañeros, y toda esa gente que no vemos, tengo que decir que nuestra actividad no es esencial”, sostuvo el director, pidiendo que, por más de que para él “suene romántico”, se piense en los demás.

Sobre el final de la entrevista, Ricardo Darín fue consultado sobre si prefiere un país que tenga pobreza y no corrupción, o al revés, con delitos de esa índole pero sin pobres, y el actor señaló que él cree que, no solo en la Argentina sino en todo el mundo, “no habría pobreza si no existiese la corrupción”, debido a que esta última también es importante en el plano personal, según su perspectiva.

Y cerró: “Tiene que ver con el que ambiciona más que lo necesita, con el que se va de mambo, con el que hace cualquier cosa por sí mismo y no piensa para nada en los demás. Hay una gran desigualdad e injusticia en el mundo, un reparto de la riqueza que es absolutamente perverso. Hay cada vez menos tipos que tienen más y mucha más gente que tiene menos. No es una salida salomónica, pero si no existiera la corrupción, en todas sus manifestaciones, no existiría la pobreza”, fundamentó Darín.