Independiente de San Cayetano tuvo que trabajar duro para conseguir los tres puntos en el Juan Bautista Marlats contra Ferrocarril Roca de Las Flores, en un partido que, a priori, no le debería haber presentado tantas dificultades.

El Chimango comenzó jugando mejor y buscando el gol en ataques rápidos que se apoyaban en las corridas por las bandas de Azurmendi y Cortadi y en el siempre peligroso pivoteo de Braian Uribe.

El gol llegó promediando el primer tiempo, de la mano de César Espende y desde allí el choque fue favorable para el local, que incluso puso haber aumentado la ventaja de no ser por la gran intervención del arquero De Feliche que le tapó un penal a Azurmendi.

Hasta los últimos momentos de la etapa inicial, Independiente manejaba la pelota y los tiempos del partido, a veces hasta con demasiada tranquilidad. Pero, cerca del final, apareció Maciel y llegó el empate del ferroviario.

Los de Damián García salieron a disputar las instancias del tiempo complementario presurosos por ponerse nuevamente adelante en el marcador y eso les jugó en contra. Desordenados en el medio y abusando de los pelotazos, no pudieron generar muchas situaciones que pudieran hacer peligrar el arco visitante.

Imprecisos en los pases y con pocas ideas para trasladar la pelota más allá de la mitad de la cancha, con el pasar de los minutos los albos comenzaron a llegar con un poco más de firmeza, buscando dejar en casa tres puntos fundamentales para mantener la punta.

La formación titular del Chimango. Foto Independiente San Cayetano

Y fue Brian Cortadi el encargado de cortar con la zozobra y volver a darle aire al Chimango, que pareció sentir la responsabilidad de conservar el resultado hasta que el balcarceño Cabrelli se decidió a pitar el final del partido.

Aunque sufre, Independiente gana los que hay que ganar, se afirma en la punta y espera por el choque entre Círculo Deportivo de Otamendi y Racing de Balcarce que lo puede consolidar todavía más en la punta de su grupo.