El último fin de semana largo del año fue nutrido en cantidad de turistas, pero moderado en gasto. Viajaron 1 millón de turistas por el país, casi lo mismo que el año pasado, y desembolsaron $2.782 millones en las economías regionales que los recibieron.

Según la CAME, en la provincia de Buenos Aires: se estima que ingresaron 215 mil personas que dejaron un gasto por $615 millones y una estadía media de 2,6 días. Los mejores resultados se obtuvieron en los destinos de escapadas como San Antonio de Areco, San Nicolás, Ramallo, Tigre, entre otras, porque la gente priorizó los destinos cercanos y prefirió ahorrar para el verano.

En la costa, se destacaron Mar del Plata, Cariló, Pinamar, Villa Gesell, San Bernardo. Muchos turistas aprovecharon el buen clima para ir a la costa y de paso hacer la tradicional búsqueda de alojamiento para el verano.

En Mar del Plata, la ocupación fue relativamente buena, con muchas propuestas, especialmente culturales y deportivas. En mayor o menor medida, toda la provincia estuvo transitada con turistas y excursionistas de todos lados.

En el resto del país, la estadía media fue de 2,6 días y el gasto promedio diario por persona se ubicó en $1070, un 36,8% superior al mismo feriado 2017.

La permanencia fue levemente más corta que el año pasado, y muchas familias eligieron destinos cercanos o donde tienen vínculos que pudieran alojarlos, para abaratar el viaje.

Según el relevamiento realizado por CAME en 40 ciudades turísticas, las ventas de bienes y servicios asociadas al movimiento de este sector cayeron 5,1% frente al mismo fin de semana de 2017.

Un factor adicional que incidió en el bajo consumo de estas mini vacaciones fue que algunas aerolíneas comenzaron a cobrar adicionales, incluso por la valija de mano, monto que aumenta a medida que sube el peso. Eso hizo que la gente que se trasladó en avión sea particularmente cuidadoso en la compra de regalos y recuerdos del viaje.

Los hoteles y restaurantes lanzaron buenas ofertas y propuestas para atraer turistas. Lo mismo hicieron los comercios minoristas, pero igual las ventas fueron bajas. Además, hubo una cartelera de espectáculos y actividades muy variada e interesante, organizada justamente para que la gente encuentre más motivos para viajar.

Los destinos más elegidos el fin de semana fueron la costa argentina, Córdoba, Bariloche, Entre Ríos, Mendoza, Misiones, Salta, y el interior de la provincia de Buenos Aires que promocionó interesantes festejos.

En lo que va del año ya hubo ocho fines de semana largos (tres extra-largos), donde viajaron un total de 10.138.000 turistas que gastaron $28 mil millones.

Hubo mucho turismo que llegó sin reservas o esperó hasta último momento para conseguir mejores ofertas.

El clima fue bastante inestable pero con largos momentos de sol y en general prevalecieron temperaturas agradables.

Fuente: Infocielo