“El que esté libre de nombramientos arbitrarios que tiré la primera piedra”, podría ser una readecuación política a la enseñanza bíblica. Ni la actual gestión renovadora de Facundo López ni la del radical Daniel Molina quedaron exceptuadas de haber nombrado familiares o amigos en la planta municipal. De dicha tendencia quedan pocos dirigentes excluidos, y no son precisamente los concejales Arturo Rojas y Hernán Trigo Gutiérrez.

Ambos ediles presentaron un proyecto de ordenanza en la comisión de Legislación, Interpretación y Reglamento para que se reglamente el ingreso de trabajadores a cargos de la administración pública. La iniciativa, impulsada por el Presidente Mauricio Macri tras el “escándalo Triaca”, intenta adaptarse al ámbito local donde las influencias personales y políticas gravitan a la hora de las designaciones que el concurso público o el recorrido laboral previo.

Ahora bien, ¿son Rojas y Trigo los políticos llamados a “transparentar” la situación? Sin jugarse por el sí o por el no, al menos puede decirse que no son los más idóneos en la materia. Ambos dirigentes tienen un prontuario que camina las antípodas de lo que se pretenden representar.

En el caso de Rojas su rol al frente del Consorcio del Puerto Quequén deja mucho que desear. No solo porque fue un lugar que ocupó sin méritos ni experiencia en la materia (designación a dedo del entonces titular del Partido Fe, Gerónimo Venegas) sino porque desde su gestión al frente de dicho organismo no hizo más que nombrar funcionarios de su círculo íntimo, sin ningún tipo de concurso y con sueldos exorbitantes (de más de $120 mil de sueldo). El caso más resontante es el extitular del HCD y excandidato a intendente por el Partido Fe, Pablo Aued. Por si fuera poco también estuvo al frente de la Anses local.

“Es lo que la gente está planteando. Es sano lo que se plantea, que muchas veces terminan siendo los familiares por encima de los ciudadanos comunes. Plantea la discusión de una carrera administrativa de generar igualdad para acceder a los diferentes cargos”, fueron las palabras que Rojas arrojó a la prensa tras la reunión de la comisión legislativa que analizará la propuesta para regular el ingreso de trabajadores al estado municipal.

Como frutilla del postre consideró: “Empezar a generar un cambio a la ciudadanía para quienes acceden a los diferentes cargos políticos. Es un proyecto para debatir a presente y a futuro”.

El escándalo Triaca hace pie en la Ciudad

El caso de Trigo se vuelve aún más polémico para estos tiempos, ya que su nombre figura entre la nómina de dirigentes nombrados por el ministro Jorge Triaca al frente del SOMU (junto a la empleada doméstica que se encontraba sin registrar por el funcionario nacional).

El Destape Web dio a conocer el listado de los presuntos “ñoquis” que ocuparon cargos en el sindicato intervenido. “Hernán Trigo Gutierrez: militante activo de Cambiemos, Gutiérrez es Concejal de Cambiemos en Necochea, y participa frecuentemente de los actos partidiarios del oficialismo, e incluso de los timbreos nacionales”, sostiene el informe del medio nacional.

El debate llegó al Concejo Deliberante y habrá que ver si es factible su aprobación ya que se evalúa si tiene asidero jurídico dicha normativa para poder ser aplicada desde el cuerpo deliberativo.

Fuente: nden