Silvia Jensen, primera precandidata a concejal por la Lista N° 2 de Unidad Ciudadana, se reunió con comerciantes locales para escuchar los problemas que atraviesa el sector.

“El comercio y los servicios son los grandes generadores de empleo de nuestro distrito”, sostuvo Jensen, quien consideró al trabajo como “el gran ordenador social”.

En la oportunidad, unos treinta comerciantes y empresarios de Necochea y Quequén, pertenecientes a distintos rubros, expresaron cuáles son sus principales complicaciones: “la baja de las ventas, el aumento desmedido de los gastos fijos, luz, gas, tasas urbanas, tasa de seguridad e higiene” que en muchos casos se suma, en la zona céntrica, a la aplicación de aumentos en el sistema de estacionamiento medido.

Si bien “en nuestro distrito no hay grandes fábricas” expresó Jensen, “por eso no se observan despidos masivos, lo que no implica que no existan”.

Según la precandidata a concejal por la Lista N° 2 de Unidad Ciudadana, en nuestro distrito “la pérdida de empleo se va dando por goteo”, debido al cierre paulatino de comercios.

Para dar cuenta de esta situación, Jensen explicó que, durante la charla, un comerciante local contó que “tuvo que despedir a una empleado que llevaba 22 años trabajando”. Ante este testimonio, Silvia Jensen propuso analizar no sólo la cuestión económica, que es muy importante, sino también el costado humano, ya que un empleado “con esa antigüedad ya es casi de la familia”. Además en este caso el despido supone que “por más indemnización que cobre, le será muy difícil volver a conseguir empleo no sólo porque no hay, sino por la edad, todos sabemos que pasados los 40 ya no es tan sencillo conseguir trabajo”.

“Nos desorganizaron la vida. Estas son las consecuencias del ajuste permanente aplicado por el Estado nacional, provincial y municipal”, agregó la precandidata, quien hizo un llamado a los vecinos a votar en defensa propia en las próximas elecciones legislativas.