La posibilidad de desdoblar las elecciones municipales, para que los intendentes sean elegidos sin que la boleta sábana y la tracción o el “peso muerto” de candidatos a presidente o a gobernador tengan influencia, gana consensos entre los Jefes Comunales de la Provincia. El Frente Renovador impulsa la iniciativa desde hace rato y logró instalarla en el subconsciente de la clase política en el último mes, al calor de las negociaciones por el Presupuesto bonaerense.

Hoy, a partir de esa instalación mediática, son cada vez más los intendentes que avalan públicamente la iniciativa, sin distinción ni banderías políticas. Kirchneristas como Francisco Durañona, pejotistas de diálogo con Vidal como Hugo Corvatta y hombres de Cambiemos como Sergio Bordoni la avalaron públicamente. También a los radicales les agrada la idea, pero por ahora prefieren un silencio “orgánico”.

“Me parece muy interesante para la autonomía municipal. La especulación política es muy dispar de lo que se puede adelante y a quién favorece y a quién no. Es un análisis que tendrá que hacer cada uno”, le dijo a INFOCIELO Hugo Corvatta, intendente de Saavedra, quien admitió que por ahora el panorama es “confuso” como para saber cómo influiría la decisión en su distrito.

Está claro: en el interior, una boleta con Cristina puede convertirse en un verdadero lastre, como la de Mauricio Macri en grandes porciones del Conurbano bonaerense. Todo depende de cómo instrumente: si los intendentes pueden elegir fecha de elección y vincularse o desvincularse a gusto y placer de elecciones nacionales y provinciales, puede ser todo ganancia.

Otro intendente peronista, pero del Conurbano, ya había adelantado el aval. Se trata deAriel Sujarchuk, de Escobar, quien, si bien puso reparos respecto de los “motivos” por los cuales la gobernadora María Eugenia Vidal querría separar las elecciones, advirtió que tiene “una postura favorable” fundada en “la autonomía de los municipios”. 

“Hay que explicar bien los fundamentos por los cuales se toman. No pueden ser decisiones individuales de quien gobierna”, advirtió, entrevistado en FM Keops, y agregó: “Es facultad del gobernador llamar a elecciones, es cierto, pero no me queda claro los motivos por los cuales lo haría”.

También Leonardo Nardini, intendente de Malvinas Argentinas, mostró un acuerdo parcial: “sólo si es para elecciones municipales” aclaró el alcalde, que impuso otra condición: que la adhesión al calendario de Provincia o el desdoblamiento total “sea opcional”, según le contestó a este portal.

“Estoy de acuerdo siempre y cuando se suspendan las PASO, el país no está para pagar encuestas a los partidos políticos, y para mí eso son las PASO: un encuesta paga por el estado”, respondió, por su parte, Sergio Bordoni, de Tornquist, hombre de Cambiemos que no suele guardarse a la hora de marcar diferencias respecto de las políticas de Macri o Vidal.

“Estoy totalmente de acuerdo con la autonomía de los gobiernos locales para fijar no sólo su calendario electoral sino también sus cartas orgánicas, que es lo que está previsto en la Constitución y nunca se aplicó”, opinó desde San Antonio de Areco el intendente Francisco Durañona, del FpV.

Se trata de un intendente que siempre levantó la bandera de la autonomía municipal y que, sin embargo, pone un reparo coyuntural: “Esto requiere una profunda discusión, con debate y participación de las fuerzas políticas, de los intendentes y legisladores, la justicia electoral, las organizaciones que participan en cuestiones de transparencia”, advirtió.

Es que, aclaró más tarde, está en contra de que “se analice la posibilidad como parte de un acuerdo político para aprobar un presupuesto, de la noche a la mañana, a menos de 60 días de que se inicie el proceso electoral”. “Me parece una falta de respeto total al electorado y es muy poco serio desde el punto de vista institucional”, remató.

Casi idéntica respuesta dio el intendente de Villarino, Carlos Bevilacqua, un vecinalista aliado al Frente Renovador. “Apoyo el desdoblamiento de elecciones porque me parece que hace al respeto de las autonomías”, aseguró. Esa idea, remarcó, “tiene que ver con que no se desnaturalice una elección por tema de arrastres y estructuras. Que la gente pueda elegir a su representante local desprovisto de todo condicionamiento”. 

Marcelo Skansi, de Carmen de Areco, vecinalista sin alianzas, que se define como un “batallador” de las autonomías municipales, considera que se lograría “la mayor pluralidad y calidad de representación”, evitando “el efecto arrastre del sistema electoral actual, en el que uno de los problemas mas grandes es que tenemos boletas muy extensas donde hay personas que la gente no conoce” y que “nada tiene que ver con las representaciones locales”.

“La elección separada sería un paso muy importante”, resumió Skansi, que dejó un dato interesante: “En la última elección se notó muy claro que en nuestra zona los candidatos de Cambiemos tuvieron prácticamente los mismos porcentajes; esto es muy difícil que se dé con elecciones separadas”.

Casi idéntica respuesta dio el intendente de Chascomús, Javier Gastón, otro vecinalista aliado de Massa. “Es un paso más para ir avanzando en la democratización del sistema electoral, para que los vecinos puedan elegir a quienes gobiernan a su ciudad independientemente de las listas sábanas”, opinó, y remarcó que “va a ser importante para que la dirigencia política local se prepare para los actos y no descanse en que le vaya bien al que le empuja la lista desde arriba”.

Fuente: Infocielo