Se terminó una espera y ahora comienza otra. El diputado nacional Máximo Kirchner confirmó que su mamá, la ex presidente Cristina Elisabet Kirchner, se quedó en el sur y no acudirá a la cita ordanada por el juez federal Claudio Bonadio. Ahora resta saber si su abogado, Carlos Beraldi, hará alguna presentación para explicar los motivos del desaire de la ex mandataria.

El jueves, la ex jefa de Estado le solicitó a Bonadio, el juez que la investiga por el dólar futuro, un permiso para realizar el acto procesal para el cual fue convocada en un juzgado de Río Gallegos. También ofreció retrasar la presentación para el 1° de diciembre. El magistrado federal rechazó las dos opciones y reiteró la citación para este viernes.

Cristina siempre se ha ajustado a derecho. Todo esto creo que tiene más que ver con esos montajes, esos shows… Lo importante es que más allá de  las cuestiones personales y las venganzas, acá hay un mensaje claro a toda la dirigencia política: no se pueden tocar ciertos intereses“, aseguró Máximo Kirchner en diálogo con Radio 10.

En la resolución del jueves, Bonadio había advertido a la ex Presidente que “en caso de incomparecencia inmotivada” se arbitrarían las medidas de “lo que hubiera lugar por derecho”. Esa frase generó muchas especulaciones sobre lo que podría llegar a ocurrir.

A Cristina Kirchner la esperaban a las 11 en Comodoro Py. Su letrado puede hacer alguna presentación. Y el magistrado tiene varias posibilidades: una de ellas es ordenarles a las fuerzas públicas que vayan a buscarla. De hecho, la custodia que tiene la ex mandataria en Río Gallegos está bajo la órbita de la Policía Federal.