Conessa arremete contra Cambiemos y herederos de Venegas: “Uno de los denunciados como testaferro es Arturo Rojas”

0
499

Mónica Conessa publicó en el portal de la Prensa Obrera un artículo en el cual hace una fuerte crítica a Cambiemos y a los herederos políticos de Gerónimo Momo Venegas.

Fragmentos de la polémica nota de la candidata a Concejal por el PO-Frente de Izquierda Necochea:

“La disputa por la herencia del fallecido burócrata del sindicato de trabajadores rurales (Uatre),  Gerónimo “Momo” Venegas, destapó una olla podrida. La hija de ese agente histórico de las patronales del campo, denunció a varios de los testaferros de su padre por haberse quedado con los millones que había acumulado el burócrata.

Uno de los denunciados como testaferros es el candidato a primer concejal en la lista de Cambiemos en Necochea, Arturo Rojas, que el Momo habría tenido que “comprar” en 2013 para que no se pasara al Frente Renovador.

La supuesta ‘lucha contra las mafias’ de la republicana Lilita, de Macri y de Vidal es un cuento chino. Como aseguró Marcos Peña ‘no está en cuestión el modelo sindical’ que es el que enriquece a los Venegas.

No sólo no está en cuestión, sino que para el gobierno el pacto con las mafias sindicales es imprescindible para el intento de hacer pasar las reformas antiobreras.  La ‘cruzada antimafia’ de sus jueces busca cerrar a carpetazos los acuerdos con la burocracia de la CGT para implantar la reforma laboral y previsional.

Venegas falleció nadando en millones mientras los peones rurales que “representaba” son el sector más explotado de la clase obrera argentina, con jornadas de sol a sol y salarios de hambre.

La UATRE dirigida por Venegas, y ahora sus herederos, no es más que una agencia de colocación de mano de obra casi esclava para las patronales del agronegocio.

La presidencia del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén (CGPQ) es el plato más apetecible de Necochea. Por allí pasan los negocios de las agroexportadoras, y está la mordida grande de los funcionarios. Venegas, que durante años tejió una maraña de poder mafioso, le torció el brazo a María Eugenia Vidal arrebatándole el sillón a José Dodds (CEO de Nidera) y entregándoselo a su lugarteniente Arturo Rojas, que ahora es el candidato a concejal de Cambiemos.

 Antes de fallecer Venegas repartió la “herencia” política: a  Pablo Aued, presidente del Concejo Deliberante, con mandato hasta diciembre, y a otros acólitos, los ubicó como personal permanente del Consorcio del Puerto, y a Arturo Rojas como primer candidato de Cambiemos.

 

Luego del fallecimiento de Venegas, todo se desbarrancó y, en la pelea sucesoria, María Eva Venegas denuncia a Carlos Arrieta, socio de Ramón Ayala (actual secretario general de Uatre); a Arturo Rojas (primer candidato de Cambiemos) y a Artemio Zufriategui (presidente y director gremial de CGPQ), por apropiarse de los millones mal habidos de su padre.  Hay una denuncia penal hecha por un abogado que reclama el allanamiento del gremio rural.

 Macri mira para otro lado ante tan graves acontecimientos.  María Eugenia Vidal no abre la boca porque es cómplice, como cabeza del gobierno provincial, de los manejos portuarios sobre los que tienen mucho que explicar a la sociedad.

Las mafias  sólo van a ser barridas de los sindicatos por los propios trabajadores haciendo valer su voluntad en asambleas y Congresos de delegados de base. El Frente de Izquierda es la expresión de esta lucha en curso, porque es el único que se opone a la reforma laboral que es el contenido de la alianza entre el gobierno y estas mafias.

Votemos y llamemos a votar al FIT para terminar con los herederos de Venegas, y todos los burócratas empresarios”.