Antonio Vilchez dejó en claro que “acá hubo un delito, como le quieran llamar, una defraudación” y que se realizó “la auditoria” y tras una reunión que mantendrá con el concejo de administración de la Usina Popular Cooperativa Sebastián de María de Necochea, junto a los gerentes y al área legal y se decidirán las acciones a tomar.

 

También apuntó que Francisco Medina fue suspendido y que fue tajante al indicar que “en la cooperativa no lo quiero más”. Y agregó que “está despedido” y que se “realizará la denuncia penal”. Sobre esto último sostuvo que “tengo pruebas para presentar en fiscalía” y que le reclamará la devolución de la plata.

La plata va apareciendo

Mientras tanto, desde la Usina informaron que ingresaron a la cuenta bancaria 1.400.000 pesos. Y que ese monto corresponde a uno de los 29 cheques desaparecidos del área de contaduría de la entidad.

Fue el propio Vílchez que indicó que Medina no volverá a desempeñarse como contador de la cooperativa eléctrica y le darían un plazo de tiempo para cancelar la suma que aún le resta recuperar a la Usina, que rondaría los 600.000 pesos.