Dos fuertes choques en la ciudad, uno en Avenida 58 y el otro en calle 53

0
245

Un fuerte choque entre una camioneta y un vehículo se registró este lunes sin que se registraran heridos, pero sí daños materiales de importancia en ambos rodados.
Minutos antes del mediodía, por avenida 58, en dirección a la plaza, circulaba un Volkswagen Gol patente alfanumérica FMK 917 al mando de Sofía Torres Rue, de 32 años.

En tanto, por calle 73 lo hacía una camioneta Toyota Hilux dominio FAG 646, que conducía Carlos Omar Llanos. Pese al fuerte impacto ninguno de los conductores sufrió lesiones.
Los daños afectaron principalmente al rodado de menor porte, con rotura de su paragolpes delantero, capó y una de sus ópticas, mientras que la camioneta experimentó deterioros en el sector izquierdo del paragolpes y en el eje delantero que provocó el desplazamiento de una de las cubiertas.

El sinestro se ocurrió en medio de una persistente llovizna y con la presencia de niebla, factor que redujo notablemente la visibilidad horizontal.
En el lugar se hizo presente personal policial del Comando de Patrullas que por espacio varios minutos debió interrumpir el tránsito, hasta tanto se procedió a retirar a los vehículos involucrados de la posición en que terminaron para luego posibilitar la normal circulación de automovilistas.

Al no haberse registrado heridos la policía desistió de iniciar actuaciones sumariales como así también el secuestro de las unidades involucradas.

Un segundo choque se produjo pasado el mediodía del lunes en el cruce de calles 56 y 63. El siniestro vial no arrojó heridos, pero al igual que en la primera colisión, dos vehículos terminaron con daños de importancia.

Por la primera de las arterias se desplazaba un  Audi modelo A 3 patente GDL 835 que conducía Lucas Ricardo Sorensen, mientras que por la restante circulaba un Toyota Corolla dominio AB 212 EJ guiado por Guido Ramallo que era acompañado por tres niñas.

Según señalaron testigos presenciales a TSN Noticias, cuando ambos rodados llegaron al cruce de calles también lo hacía un vehículo remis que circulaba por calle 63 que detuvo su marcha para darle paso al Toyota Corolla. Sin embargo, el Audi  continuó y la colisión resultó inevitable.

Por fortuna, ninguno de los ocupantes en uno y otro vehículo sufrieron heridas, sólo algunos golpes de escasa consideración.

La peor parte del choque se la llevó el Audi A 3 con daños en todo el frente de la unidad. Se vio afectado el capo, paragolpes y ópticas, en tanto que el Toyota Corolla terminó con el hundimiento de sus dos puertas del sector derecho. En este mismo rodado y como consecuencia del golpe, se activó el sistema de seguridad airbag que sirvió de protección para la integridad física de las cuatro personas que se encontraban a bordo.

En el lugar se hizo presente personal policial y con posterioridad fue necesaria la presencia de una grúa privada que retiró al vehículo marca Audi.

En esta oportunidad (como no hubo lesionados), tampoco se iniciaron actuaciones por parte de policía, acordando ambos conductores la realización de una denuncia en sus compañías aseguradoras.

Fuente: TSN