Pocos imaginaban que Ezequiel “El pastel” Cerica, el pibe que despuntaba en las inferiores de Mataderos podría, a fuerza de esmero y vocación, llegar a la primera división del fútbol argentino.

Es que su Arsenal de Sarandí le ganó la final a Sarmiento de Junín para lograr el tan ansiado ascenso a la Superliga del deporte más importante del país.

Cérica, iniciado en el club de zona norte, también jugó en otros clubes del ascenso como Villa Dálmine, Los Andes y Temperley, que le sirvieron de trampolín para llegar al equipo dirigido por Sergio Rondina en la actualidad.

Ante las cámaras de Fox Sports, Cérica, muy emocionado, recuperó sus orígenes: “Dejame agradecer a mi mujer, a mis dos hijos que los amo, a toda la familia, a la gente de Necochea, a toda la gente de Mataderos, a la gente del barrio 9 de Julio, a mi viejo y a mi vieja; se lo quiero dedicar a ellos”.

Respecto a las virtudes del campeonato, sostuvo que el logró se debió a que son “un grupo muy unido, que siempre va para adelante, que deja todo, que es muy solidario con el compañero; la figura es el equipo”.

Desde Mataderos, no dudaron en mostrar la alegría por los logros de pastel: “Desde bsas nos Llegaban buenas noticias de la final del torneo nacional B donde el Pastel “ezequiel adrian cerica y su Arsenal de Sarandí sería el campeón y el 1er ascendido a la superliga Argentina . Felicitaciones pastel . Orgullo de Barrio norte y del futbol de Necochea”.

 

Fuente: nden.com.ar