Foto Sportivo San Cayetano

 

 

Los simpatizantes del Rojo sancayetanense aprovecharon la tarde soleada para acercase en masa al Serafini, apoyando en la última chance que tenía el equipo de sus amores para clasificar a las semifinales del campeonato.

Y Sportivo respondió. Volvió a estar dubitativo en el medio y lejos del nivel mostrado sobre el final del torneo pasado, pero ganó. Ganó y todavía confía en un milagro.

Como siempre, y en base a la peligrosidad de sus atacantes, generó bastantes situaciones en el primer tiempo que lo condujeron al gol de Blas Amoroso, tras una asistencia de cabeza de Fuhr, quien había estrellado un tiro contra el poste apenas arrancado el partido. El ofensivo volante se acomodó de cara al arco y definió fuerte.

Del Valle intentaba aprovechar la velocidad de los de arriba, sobre todo apoyado en la explosión de Nicolás Forte y el talento de Rodrigo López, pero generaba poco y muy esporádicamente. Encima, casi en el final del período inicial vieron la roja Abadie y Javier Amoroso -por agresión- y Del Valle pareció sentir el impacto de quedarse sin su centrodelantero.

Al segundo tiempo volvieron con el ánimo renovado pero sin muchas ideas. Verdese vislumbró rápido esa situación y metió dos cambios ofensivos al cuarto de hora. Desde ahí, los de la ribera empezaron a crecer y tuvieron un par de situaciones peligrosas para empatar, pero se encontraron con la figura del golero Alarcón, de buen desempeño.

En una jugada aislada, porque Sportivo funcionaba mal y no encontraba soluciones, nació el segundo de Blas Amoroso que liquidó el partido. Un error defensivo tras un bochazo largo lo dejó cara a cara con Villamonte y con su primer doblete del campeonato.

Fue un duro impacto para Del Valle, que igual lo siguió buscando. Y cuando las acciones se extinguían en San Cayetano, llegó el más que justo gol de Forte. Justo porque lo buscó toda la tarde y también porque se animó a pegarle desde afuera cuando el Rojo se refugiaba dentro de su propia área.

Sportivo ganó y todavía tiene chances, pero no juega bien. Con los últimos nueve puntos en juego, depende de tres derrotas consecutivas de Villa o de que Independiente de San Cayetano no saque más de cinco unidades de las quince que le resta disputar -tiene dos partidos menos-; Encima, todavía está debajo de Estación, por lo que deberá implorar para que el Verde no agarre una racha positiva y se lleve todos los puntos.

 

El Deportivo quiere ascender

Huracán recibió en el ‘Gabrielle’ al rojinegro de La Dulce, en un partido clave en la lucha por la promoción que dará oportunidad a los de la Zona B de subir a la categoría de honor del futbol necochense.

Impactado todavía por la derrota del fin de semana pasado contra su clásico barrial, El Globo nunca le encontró la vuelta al partido y luchó más de lo que jugó. El Deportivo, que este año ha basado su juego en un mediocampo endurecido y complicado de superar, se encontró cómodo en esa propuesta y el partido se volvió trabado.

El único que sobresalió un poco de esa tosquedad fue Fernando Sosa, quien encima cerca de los 25 se encontró con un rebote del arquero Salas en el área y tocó para darle la única alegría de la tarde a los dulcenses.

Huracán salió en el complemento en búsqueda del empate, pero ni los cambios ayudaron a generar peligro. El Deportivo se paró de contra y se defendió bien, y en algún desborde por las bandas pudo haber sentenciado el partido.

En definitiva, se llevó para La Dulce unos valiosos tres puntos que lo consolidan en la tercera posición de la Zona B y a ocho unidades de sus más inmediatos perseguidores: el propio Huracán e Independiente de Lobería, que ven cómo se escapan sus chances de promocionar y seguir elevando el sueño de ascender de grupo.

 

Duelo trascendental en el Panamericano

Desde la 15:30 y con arbitraje de Benavídez, Rivadavia recibirá a Independiente de San Cayetano. El primero buscando ya asegurar su clasificación a playoffs y el otro consolidarse en el tercer puesto para arruinar las ilusiones de Estación y Sportivo, que esperan una mano del Decano.