El fin de semana se vota y el fútbol local estará de receso, salvo por una excepción. Este sábado, Independiente de San Cayetano y Newbery recuperan un partido que había sido suspendido hace dos fines de semana por la participación del Chimango en el Torneo Federal B.

Y seguramente el ‘Marlats’ explote. Porque, de ganar, el albo alcanzará a Rivadavia en el cima de la Zona A, una realidad que era impensada hace un par de meses pero que hoy, debido a los presentes de cada equipo, es muy posible y, además, quedará prácticamente clasificado para disputar las semifinales de la liga.

A esa no menor circunstancia se le suma otro condimento que podrá transformarse en un factor de alguna que otra broma por aquellos pagos. Si Independiente sale victorioso su clásico rival estaría virtualmente eliminado de la ronda de playoffs, teniendo en cuenta que pasan solo tres de ese grupo y el Rojo quedaría a nueve de Villa del Parque, el tercero, con la misma cantidad de puntos en juego.

Por su parte, el Aurinegro loberense no quiere perder más para evitar la promoción y quedarse otro año en la categoría de honor del fútbol local. Condiciones perfectas para que, desde las 15:30, Miguel Amuchastegui arbitre un partido de elección.