Corti festeja. Foto El Faro San Clemente

 

Independiente de San Cayetano visitó esta tarde a El Provenir de San Clemente del Tuyú, en el Estadio “15 de Diciembre”, con toda la ilusión de seguir manteniendo su racha positiva y liderando en solitario la Zona B Región Pampeana Sur del Torneo Federal B.

Apenas empezado el partido, el Violeta sanclementino tomó la iniciativa y pudo ponerse en ventaja sobre el minuto 2, tras un doble tiro de esquina que despejó primero el arquero Suárez y después Espende en la línea, desviando un remate de Jofre.

A los 12 fue otra vez el delantero local el que preocupó a la defensa sancayetanense, disparando cruzado y apenas al lado del palo, después de un preciso control dentro del área grande.

El Chimango no encontraba su mejor funcionamiento en el medio e iba ‘a los ponchazos’, pero sin generar situaciones de peligro sobre la valla de Arévalo.

Promediando el primer tiempo, en una ráfaga ofensiva el Violeta mereció ponerse en ventaja. Primero marró su oportunidad Herrera, luego de un anticipo de Mansilla que lo dejó cara a cara con el portero albo. En la jugada siguiente Medina se quedó con el grito atragantado por otra buena intervención de Suárez, que convirtió el remate en córner y, sobre los 26, otra vez el arquero del Chimango salvó su valla tapando en la línea una pelota que pedía red tras un certero cabezazo del ‘Uruguayo’ Rodríguez.

Pasados los 30, otra vez Jofre encontró las manos del arquero visitante cuando quedó solo y en una inmejorable posición para convertir. Hasta ese momento, El Porvenir era bastante más que Independiente y merecía mejor suerte.

El partido empezó a emparejarse y a los 44, cuando ya se extinguían las acciones, en un ataque revoltoso del Chimango, el árbitro Yamil Marchesini vio mano de Cáceres adentro del área y decidió cobrar la pena máxima. El goleador Uribe tomó la pelota y fue decidido a poner en ventaja a la visita pero se vio impedido por un atajadón de Lucas Arévalo que le tapó el remate bajo y fuerte sobre su palo derecho.

Sobre el final, El Porvenir fue a buscar el empate con todas sus armas. Foto El Faro San Clemente

En el complemento hubo poco para destacar, salvo por lo más importante: un gol de otro partido de Sebastián Corti. El volante se encontró con una pelota muerta en el medio y clavó un derechazo casi desde su propio campo que se coló por encima de un arquero adelantado y distraído.

Así se puso en ventaja, sorpresivamente, un Independiente que poco había hecho por ganar el partido. Después de eso todo fue confusión en el Violeta y el Chimango aprovechó eso, se paró de contra, controló a los receptores y cortó el juego en el medio.

Un centro en la última pelota, cerca de los 48, que picó en el área grande y con el arquero local yendo a buscar el gol, fue lo más peligroso de El Porvenir en el segundo tiempo. Eso no le alcanzó para igualar el resultado y el Chimango festejó.

Festejó porque pasó un partido durísimo y festejó porque Círculo Deportivo también ganó pero no puede sacarle la punta. El Albo sigue soñando.